103 años después, hallan un submarino australiano desaparecido en la Primera Guerra

JUEVES, 21 de diciembre de 2017.- Mientras en la Argentina sigue sin haber noticias del paradero del ARA San Juan y sus 44 tripulantes, en Australia acaban de resolver el misterio más antiguo de su historia naval con el descubrimiento de los restos de su primer submarino frente a las costas de Papúa Nueva Guinea.

El “HMAS AE1”, el primero de los dos submarinos Class E fabricados por la Marina Real australiana, había desaparecido el 14 de septiembre de 1914 cerca de las islas Duke of York, con 35 tripulantes a bordo, británicos, australianos y neozelandeses. Fue la primera pérdida de un submarino aliado durante la Primera Guerra Mundial.

“Tras 103 años, el misterio naval más antiguo de Australia ha encontrado su conclusión”, declaró a la prensa la ministra de Defensa, Marise Payne. “Es uno de los descubrimientos más significativos de la historia marítima de Australia”, agregó, esperando que este hallazgo permita entender las causas del naufragio.

En tanto, el jefe de la marina australiana, el vicealmirante Tim Barrett, explicó que el pecio fue localizado gracias a tecnologías diversas como un magnetómetro que mide las perturbaciones magnéticas, vehículos teledirigidos y una cámara de aguas profundas. “Cada vez que hemos buscado el ‘AE1’, los avances tecnológicos nos han permitido aprender un poco más”, afirmó. Payne precisó que su gobierno está en contacto con las autoridades de Papuasia para preservar el lugar y organizar conmemoraciones en memoria de los desaparecidos.

El submarino había sido fabricado en febrero de 1914 en Porstmouth, en el sur de Gran Bretaña, y llegó a Sídney en mayo. El buque formó parte de las fuerzas navales encargadas de capturar las colonias alemanas del Pacífico. Junto al submarino “AE2”, participó en las operaciones que condujeron a la ocupación aliada de la Nueva Guinea alemana.

Compartilo en:

Deja un comentario en: “103 años después, hallan un submarino australiano desaparecido en la Primera Guerra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *