Arcando: “Sigo teniendo las esperanzas de que van a volver”

VIERNES, 24 de noviembre 2017.- El vicegobernador Juan Carlos Arcando participó en Río Grande de la movilización de familiares y vecinos pidiendo por los 44 tripulantes del ARA San Juan, el sumergible argentino que desapareciera en el Atlántico Sur el pasado miércoles y del cual no se tienen más noticias desde la última comunicación con la Base.

Este submarino había participado en el Canal Beagle de operaciones combinadas con la Flota de Mar, la Aviación Naval y la Infantería de Marina.

A principio de mes llegó a Ushuaia como integrante de la flota de mar, junto con los destructores ARA La Argentina y ARA Sarandí, la corbeta ARA Rosales, el aviso ARA Puerto Argentino y el Transporte ARA San Blas.

El ARA San Juan que partió del muelle militar de Ushuaia la semana pasada, fue visitado el 6 de noviembre por una comitiva de representantes y funcionarios fueguinos, encabezados por el vicegobernador provincial, Juan Carlos Arcando, la jueza del Superior Tribunal de Justicia, María del Carmen Battaini, el juez federal Federico Calvete, legisladores provinciales y autoridades de fuerzas de seguridad. La comitiva, de unas 15 personas, realizó una excursión de siete horas a bordo de la nave, que incluyó una inmersión en el Canal de Beagle, donde varios buzos tácticos hicieron ejercicios bajo el mar.

“Sigo teniendo las esperanzas de que van a volver”
El vicegobernador y presidente de la Legislatura provincial agradeció al cura párroco Juan Carlos Bouzou quien dio una Santa Misa en el Monumento a los Caídos en Malvinas, lugar al que se movilizaron espontáneamente vecinos que acompañaron a familiares de los tripulantes.

“Estamos pidiéndole al Señor Jesucristo por estos 44 tripulantes del Submarino puedan regresar a casa y reencontrarse con sus familias”, dijo el Vicegobernador.

“Sigo teniendo las esperanzas de que van a volver; tuve el honor de compartir con ellos, de haber navegado con ellos, de haber hecho una inmersión con ellos el día anterior de que partieran desde Ushuaia a Mar del Plata y la verdad que cuando me pongo a pensar en ello siento una congoja muy grande, pero estoy convencido de que Dios va a obrar el milagro de que van a volver a su casa”, compartió visiblemente afectado por las últimas noticias.

Arcando apeló a todos los creyentes, “sean de la religión que sean, nos unamos en una oración para que estos 44 argentinos vuelvan a casa”.

Consultado sobre su experiencia con estos marinos durante la navegación por el Beagle, el mandatario provincial confió que “vi un gran profesionalismo en cada uno de ellos, fue extraordinario y verdaderamente son personas muy especiales los submarinistas, son personas muy preparadas psicológicamente para poder tripular un sumergible. Se que se está haciendo todo lo posible para ubicarlos y no hay que perder las esperanzas”.

Compartilo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *