Científicos buscan resolver el rompecabezas del hielo marino en la Antártica

SÁBADO, 29 de julio 2017.- “Lo que ocurre en la Antártida afecta a todo el planeta. El Océano Austral tiene un papel clave en la circulación oceánica mundial; Una superficie marina congelada altera el intercambio de calor y gases, incluido el dióxido de carbono, entre el océano y la atmósfera”, advierten los científicos.

Diferentes historias se están desarrollando en los dos polos de nuestro planeta. En el Ártico, más de la mitad del hielo marino de verano ha desaparecido desde finales de los años setenta. La declinación constante es lo que los modelos climáticos globales predicen para un mundo que se calienta. Mientras tanto, en las aguas antárticas, la cubierta de hielo marino ha sido estable, e incluso ha aumentado, durante décadas. Se registraron máximos récord en 2012, 2013 y 2014.

Así que fue una sorpresa para los científicos cuando el 1 de marzo de 2017, la cubierta de hielo marino de la Antártica se redujo a un mínimo histórico. Su extensión fue la más pequeña observada desde que se inició la vigilancia por satélite en 1978 – en aproximadamente 2 millones de kilómetros cuadrados, o un 27% por debajo del mínimo anual medio.

Los investigadores están luchando para entender estas diferencias severas. ¿Por qué los marcados patrones regionales y estacionales de cambio de hielo marino de la Antártica difieren de la disminución más uniforme observada en la mayor parte del Ártico? ¿Por qué la Antártica ha logrado mantener su hielo marino hasta ahora? ¿Es el declive antártico de 2017 una breve anomalía o el comienzo de un cambio a largo plazo? ¿La cubierta de hielo marino es más variable de lo que pensábamos? Presionando, ¿por qué incluso los modelos climáticos más altamente calificados tienen hielo marino antártico disminuyendo en lugar de aumentar en las últimas décadas? “Necesitamos saber si las interacciones y retroalimentaciones cruciales entre la atmósfera, el océano y el hielo marino no están presentes en los modelos, y en qué medida están implicadas las influencias humanas”, se cuestionan los científicas en el trabajo publicado recientemente por Nature.

Consecuencia global

Lo que ocurre en la Antártida afecta a todo el planeta. El Océano Austral tiene un papel clave en la circulación oceánica mundial; Una superficie marina congelada altera el intercambio de calor y gases, incluido el dióxido de carbono, entre el océano y la atmósfera. El hielo marino refleja la luz solar e influye en los sistemas meteorológicos, la formación de nubes y los patrones de precipitación. Estos a su vez afectan la masa de la capa de hielo antártica y su contribución al aumento del nivel del mar. El hielo marino también es crucial para los ecosistemas marinos. Una amplia gama de organismos, incluyendo el krill, pingüinos, focas y ballenas, dependen de su avance y retiro estacional.

Por lo tanto, es imperativo que los investigadores comprendan el destino del hielo marino antártico, especialmente en lugares donde su área y espesor están cambiando, y por qué. Esto requiere reunir comprensiones de los conductores detrás del movimiento del hielo (por deriva y deformación) así como aquellos que controlan su crecimiento y su fusión (termodinámica). Este conocimiento subyace a los modelos climáticos; Estos necesitan representar mejor las complejas interacciones entre el hielo marino y la atmósfera, el océano y la capa de hielo. Lo que se requiere ahora es un esfuerzo internacional enfocado y coordinado a través de las disciplinas científicas que observan y modelan el clima global y las regiones polares.

Registros limitados

Los satélites proporcionan la mejor información espacial sobre el hielo marino alrededor de la Antártida. Observaciones regulares revelan cómo la cubierta de hielo varía en días, años y décadas. El clima, especialmente las tormentas con fuertes vientos, tiene una influencia diaria, así como una temporada. Los cambios a más largo plazo son impulsados por patrones mayores en la temperatura y circulación de la atmósfera y los océanos.

Pero las observaciones satélitales casi continuas sólo alcanzan alrededor de cuatro décadas. Los registros más largos son esenciales para vincular los cambios del hielo marino a las tendencias del clima. La información de los cuadernos de navegación de los buques, las estaciones costeras, los registros de captura de ballenas, las imágenes satélitales tempranas y los análisis químicos de los núcleos de hielo indican que la cobertura de hielo marino podría haber sido hasta un 25% mayor en las décadas de 1940 a 1960.

Compartilo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *