Con el auge de los drones, aumenta el riesgo de colisión con aviones

VIERNES, 15 de diciembre 2017.- Los millones de pequeños drones que surcan los cielos de la nación pueden causar daños significativos a los aviones si se produce una colisión en el aire, según concluyó una nueva investigación encargada por la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Mientras que la mayoría de los drones pesan solo unas pocas libras, incluyen motores y otros equipos de metal que podrían causar daños significativos a los motores, parabrisas o alas de los aviones, según el estudio realizado por un centro de investigación de la FAA.

Aunque los aviones y otras aeronaves están diseñados para resistir los impactos de las aves, “no significa que sean capaces de soportar un impacto de 2 o 4 kilos”, según Gerardo Olivares, investigador de la Universidad de Wichita (Kansas) que ayudó a dirigir el estudio. Se refirió a los drones como UAS o sistemas aéreos no tripulados.

Los resultados del estudio, el más completo de este tipo hasta la fecha, agregan urgencia a los esfuerzos de la FAA para mejorar la seguridad a medida que la industria impulsa las operaciones de drones en todo el país, desde la entrega de bienes de consumo hasta la realización de inspecciones aéreas. El estudio se realiza después de las dos primeras colisiones en el aire entre drones pequeños y aviones tradicionales en América del Norte.

Hace unas semanas, la FAA dijo que los informes sobre incidentes de seguridad con drones, incluido el vuelo incorrecto o acercarse demasiado a otras aeronaves, ahora promedian alrededor de 250 al mes, un aumento de más del 50 por ciento respecto al año anterior. Los informes incluyen colisiones cercanas descritas por pilotos en aviones comerciales, helicópteros policiales o tanques aéreos que combaten incendios forestales.

La agencia estima en 2.3 millones los dispositivos que se venderán este año para uso recreativo en los Estados Unidos. Hasta el 3 de noviembre, más de 838,000 personas se habían registrado con la FAA como propietarios de pequeños drones civiles.

Un conjunto separado de pruebas publicado por la FAA, que se dio a conocer a principios de 2017, encontró que los pequeños drones populares entre los aficionados y algunos fotógrafos comerciales probablemente no causen graves lesiones en la cabeza y el cuello si caen del cielo y golpean a las personas. Un estudio realizado por investigadores de Virginia Tech en Blacksburg (Virginia) llegó a conclusiones similares.

Aparte de las pruebas auspiciadas por la FAA, los investigadores de accidentes en Estados Unidos y Canadá están examinando el daño causado por dos colisiones reales con aeronaves.

Un helicóptero del Ejército atacó un Dron Phantom 4 de SZ DJ Technology Co el 21 de septiembre cerca de Staten Island (Nueva York). El dispositivo dañó la hoja del rotor, el marco de la ventana y la plataforma de transmisión del helicóptero UH-60 Black Hawk, según un informe preliminar de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte. La tripulación del helicóptero aterrizó de forma segura.

El 12 de octubre, un turbohélice fletado que transportaba a seis pasajeros y dos tripulantes chocó contra un avión no tripulado a unos 457 metros de altitud mientras se preparaba para aterrizar en Quebec, según la Junta de Seguridad en el Transporte de Canadá. El Beechcraft King Air A100, que sufrió daños menores en el ala izquierda, aterrizó poco tiempo después y no hubo heridos.

Las regulaciones actuales en Estados Unidos y Canadá incluyen disposiciones diseñadas para evitar que los drones operen cerca de las aeronaves. En la mayoría de los casos, se supone que los drones se mantienen a baja altura debajo de donde operan las aeronaves y no se les permite volar cerca de los aeropuertos sin un permiso especial. Pero el aumento en los incidentes de seguridad reportados sugiere que muchos operadores no tripulados ignoran las reglas o no las conocen .

Las colisiones con aves y otros animales salvajes han matado a 262 personas en todo el mundo desde 1988, según un informe de la FAA publicado el año pasado. Una bandada de gansos derribó un avión comercial en Nueva York en 2009, aunque fue capaz de aterrizar en el río Hudson y nadie murió.

La determinación de los riesgos de una colisión en el aire entre drones y aviones y helicópteros tradicionales es fundamental para abrir los cielos a un mayor uso de drones.

Empresas que van desde minoristas y gigantes de la tecnología como Amazon o Alphabet hasta start-ups como Flirtey, esperan capitalizar la tecnología de drones para realizar entregas comerciales.

Aunque estas compañías planean volar a bajas altitudes por debajo de la mayoría de los aviones ocupados por humanos, la FAA podría imponer sistemas de seguridad más estrictos a tales drones si las colisiones pueden causar daños catastróficos.

Los resultados del estudio de choque también podrían orientar a la FAA en sus políticas para hacer cumplir las reglas de vuelo de drones existentes. A medida que aumentan los incidentes, la FAA puede estar más inclinada a solicitar multas o sanciones penales a los usuarios de drones que incumplan las normas diseñadas para mantenerlos alejados de otras aeronaves.

Compartilo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *