Desde septiembre viajar de Río Grande a Buenos Aires costará 1.443 pesos

MARTES, 8 de agosto 2017.- Las nuevas líneas aéreas y las low cost que empezarán a operar en la Argentina no podrán ofrecer grandes promociones ni vender los pasajes para sus asientos por un valor que impacte en la mente (y bolsillo) de los pasajeros que recorran la Argentina.

¿Por qué? Es que existe una banda mínima que está establecida y regulada a través del Ministerio de Transporte para vuelos de cabotaje, y ninguna empresa puede vender pasajes por debajo de ese piso por tramo, que está definido según cada destino que se opere desde la ciudad de Buenos Aires.

Por ejemplo, un ticket a Córdoba no se podrá cobrar por debajo de los $788, mientras que desde la ciudad de Buenos Aires a Mar del Plata se deberá ubicar igual o por encima a los 553 pesos. A Jujuy, el piso de tarifa desde Buenos Aires se ubica en los $1.264, el de Río Gallegos en $1.232 y el de Ushuaia –el tramo con el piso más alto– en 1.560 pesos.

La banda de tarifas antes también determinaba un techo, pero el gobierno de Mauricio Macri decidió eliminarlo en febrero de 2016. Sin embargo, el piso se mantuvo y no se puede perforar. Este nivel –que no se actualiza desde 2014 pese a la inflación acumulada– beneficia ante todo a las empresas de ómnibus, ya que si se quita perjudicaría los precios de pasajes de transporte terrestre.

En la última audiencia pública, se autorizó a volar a un conjunto de líneas aéreas entre las que existen empresas low cost –como Fly Bondi– y otras líneas aéreas como Avianca, American Jet, Andes y Alas del Sur, que no se ubican en la categoría de bajo costo y empezarán a ofrecer sus vuelos a partir de septiembre, siempre respetando esta legislación.

Con todo, hacia delante se hará una segunda audiencia pública, en la que se presentarán empresas como la low cost Norwegian, y la aerolínea Avianca pedirá más rutas.

Las cinco aerolíneas que fueron autorizadas por el Gobierno tras las audiencias públicas de febrero, se sumarán entre septiembre y diciembre a un mercado dominado casi exclusivamente por Aerolíneas, Austral y LAN, pero no podrán hacerlo con tarifas súper baratas, como habían informado en un principio.

Es que ninguna aerolínea, sea tradicional o “low cost”, podrá perforar hacia abajo el precio del vuelo más barato de Aerolíneas Argentinas. Este es el vuelo de Buenos Aires a Córdoba que cuesta $788 por tramo, o a Rosario que vale $600, por ejemplo.
En realidad, Andes ya estaba en el mercado hace 11 años y está volando varias de las nuevas rutas a Córdoba, Mendoza, Bariloche e Iguazú, con una flota de 4 aviones MD (ex Aerolíneas) y dos Boeing 737-800 que acaba de ingresar.

“Para fin de año vamos a tener diez aviones, con cuatro veces más oferta de asientos que hace un año”, dijo su titular, Horacio Prenestre, quien asegura que la propuesta “low cost” no es viable en la Argentina.
“Eso es puro marketing. Si alguien llena el avión con una tarifa al 50% de la actual, se funde”, dijo.
Julian Cook, el director ejecutivo de Flybondi, había dicho en varias ocasiones que quería cobrar el tramo Buenos Aires-Córdoba a u$s30, mientras que la tarifa mínima actual ronda los 47 dólares.

“Vamos a tener que respetar lo que dice la legislación, como mucho podemos rebajar un 20% el precio de la tarifa mínima para algunos asientos, en ciertas condiciones”, dijo Cook a Clarín. “Pero seguimos reclamando que, a futuro, el Gobierno elimine la banda mínima para las tarifas aéreas”.

Desde el Ministerio de Transporte confirmaron, este fin de semana, que van a seguir manteniendo la tarifa mínima.
Se trata de un reclamo para evitar la “competencia predatoria” que había efectuado Isela Costantini el año pasado y que mantuvo su sucesor en Aerolíneas Argentinas, Mario Dell’Acqua.

La banda tarifaria mínima también es un reclamo de los gremios aeronáuticos, que miran de reojo a los competidores que se presentan como “low cost”, en particular a Flybondi y Avianca.
“Nuestra gama de tarifas va a ser acorde con la legislación argentina”, dijo Hugo Díaz, gerente comercial de Avianca Argentina, el ingreso que generó más polémica.

“Vamos a volar a destinos complementarios de Aerolíneas, como Concordia, Sunchales o Resistencia”, dijo Díaz.
“Y si bien no podemos cobrar por debajo de la tarifa mínima, nada nos impide cobrar los pasajes en 24 cuotas, por ejemplo. De modo que un Buenos Aires-Rosario, de $600 por tramo, podremos cobrarlo en 24 cuotas de $29 y atraer a un público que hoy no usa el avión”.

El ejecutivo dijo que ya tienen matriculados dos aviones ART turbohélice nuevos, de 72 plazas, y que hay otros tres en camino. “Para fines de agosto comenzaremos con la venta de pasajes”, aseguró.

American Jet obtuvo 13 rutas regulares, pero no es nueva en el mercado: desde 1996 hace vuelos privados, hoy con dos aviones de 19 y 44 plazas, y está planificando rutas poco convencionales, como Buenos Aires-Malargue durante todo el año (hoy sólo es cubierta en temporada de nieve) y otros destinos del centro y sur del país. “Para octubre ya estaremos ofreciendo vuelos”, dijeron fuentes del área comercial de la empresa, que encabeza Jorge Rodríguez.

Alas del Sur, en cambio, todavía está en plena conformación. La encabeza Damián Toscano y el plan de negocios lo armó un ex gerente de Aerolíneas. Pero todavía están buscando el socio que aporte capitales para definir la flota, admitió su vocero, Ricardo Oliveros. “Hay un plan de negocios de rutas complementarias a las de Aerolíneas, dirigido a un público que nunca voló, que sólo toma micros de larga distancia. Ahora estamos definiendo entre posibles inversores para poder llevar adelante ese plan”, agregó el vocero.

Las tarifas

A continuación, se detallan los precios mínimos que deberán tener los pasajes de las low cost:
– Bahía Blanca: $723
– Bariloche: $1.401
– Calafate: $1.232
– Catamarca: $970
– Chapelco: $1.401
– Comodoro Rivadavia: $1.232
– Corrientes: $824
– Córdoba: $788
– Esquel: $1.401
– Formosa: $935
– Iguazú: $1.007
– Jujuy: $1.264
– La Rioja: $970
– Mar del Plata: $553
– Mendoza: $1.016
– Neuquén: $1.016
– Posadas: $875
– Puerto Madryn: $824
– Resistencia: $824
– Rosario: $409
– Río Gallegos: $1.232
– Río Grande: $1.443
– Salta: $1.232
– San Juan: $1.016
– San Luis: $899
– San Rafael: $1.003
– Santa Fe: $465
– Santa Rosa: $670
– Santiago del Estero: $1.003
– Trelew: $1.126
– Tucumán: $1.126
– Ushuaia: $1.560
– Viedma: $856

 

P23.com.ar

 

Compartilo en:

4 thoughts on “Desde septiembre viajar de Río Grande a Buenos Aires costará 1.443 pesos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *