Fiscal Federal Juan Soria requirió la elevación a juicio de una banda de narcos que operaba en Tierra del Fuego y en Corrientes

MARTES, 7 de noviembre 2017.- El pasado 27 de octubre, el Fiscal Federal de Ushuaia Juan Arturo Soria, y el Fiscal Federal Diego Iglesias, cotitular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) requirieron la elevación a juicio de una causa que tiene a nueve personas acusadas por delitos de transporte y comercio de estupefacientes. En el caso de una de las acusadas, se le imputó además el delito de trata de personas.

La causa se inició el 8 de abril de 2016 como una investigación preliminar en el ámbito de la Fiscalía Federal de Ushuaia, en virtud de una denuncia por medio de la cual se anoticiaba que una mujer comercializaba estupefacientes desde su vivienda sita en el antiguo local llamado “Sheik Night Club”, siendo que también distribuía la droga a modo de delivery en distintos puntos de la ciudad.

Se dio la particularidad de que ese local se encontraba inhabilitado en virtud de una investigación penal anterior que terminó por condenarla a 3 años de prisión en suspenso por el delito de trata y explotación de personas. Ello ocurrió en el marco de la causa caratulada “Montoya Pedro Eduardo y otros s/infracción art. 145 bis Ley 26.364” que tramitó ante el Juzgado Federal de Primera Instancia de Ushuaia.

Además, se incorporó a la causa un testimonio que daba cuenta de que la mujer mencionada era provista de estupefacientes por parte de un hombre que residía en Corrientes y se trasladaba a Ushuaia cada dos meses a los fines de trasladar la cocaína.

Las tareas de investigación realizadas por la UESPROJUD Ushuaia de Gendarmería Nacional lograron comprobar los extremos denunciados y permitieron avanzar hacia el descubrimiento de una organización que contaba con varios eslabones de la cadena de narcocriminalidad en distintos puntos de nuestro país.

Así, se desarticuló una estructura criminal compuesta por un proveedor de estupefacientes de nacionalidad dominicana, una pareja que organizaba el negocio ilícito desde Corrientes y contaba para ello con la colaboración de familiares situados en Ushuaia, quienes no sólo se encargaban del fraccionamiento y distribución sino además del resguardo y traslado de las ganancias obtenidas, y dos hombres que cumplían la función de mulas, quienes transportaban la cocaína desde Buenos Aires hacia Ushuaia vía aérea adherida en zonas ocultas de su cuerpo, y finalmente, quien se encargaba de la comercialización al menudeo en Ushuaia, a quien además se le imputó el delito de trata de personas.

La actividad de comercialización de sustancias estupefacientes en el ámbito de la Ciudad de Ushuaia se vio confirmada con el resultado de los distintos allanamientos llevados a cabo en dicha ciudad, secuestrándose sustancia estupefacientes acondicionada para su venta al menudeo y una gran cantidad de dinero.

Según los representantes del Ministerio Público Fiscal, en esta acusación “…la finalidad del tráfico y comercio con la cual los imputados tenían en su poder el material estupefaciente secuestrado, debe ser analizada en el marco de las consideraciones vertidas en los considerandos que anteceden, además de tener en cuenta las características de lo incautado y, fundamentalmente, las circunstancias de modo y lugar en que tales sustancias fueran encontradas, todo lo que conlleva a considerar debidamente acreditado el específico objetivo de comercialización exigido por la normativa penal en estudio.”

Compartilo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *