La UTN rendirá homenaje al General San Martín

MARTES, 28 de febrero 2017.-Este miércoles a la tarde, se prepara un sencillo acto de homenaje al General Don José de San Martín a 239 años de su natalicio en la sede de la Facultad Regional Río Grande de la Universidad Tecnológica Nacional.

La alta casa de estudios, junto al Instituto Superior del Profesorado Río Grande ISPRG y asimismo de las instituciones educativas dependientes de la FUNDATEC, como el Jardín Rosarito Vera Peñaloza, la Escuela Austral de Enseñanza Bilingüe –EADEB-; el Colegio Integral de Educación Río Grande y rendirá justo homenaje al Libertador, cuyo nombre justamente lleva el complejo educativo de la UTN local.

El homenaje consistirá en el depósito de un ramo de flores en el busto del prócer ubicado en el ingreso de la Facultad, oportunidad que la comunidad educativa hará un alto en sus tareas para rendir un respetuoso minuto de silencio a quien es considerado el Padre de la Patria.

Está previsto que el Decano de la Facultad, ingeniero Mario Félix Ferreyra –reconocido sanmartiniano- brinde palabras alusivas a este natalicio y una breve reseña de la vida y obra del Libertador de Argentina, Chile y Perú.

Los siete granaderos

Por otra parte es oportuno recordar también una historia interesante. En 1826 regresaban a Buenos Aires los últimos 78 granaderos, eran los restos del ‘Ejército de los Andes’; lo hacían después de 10 años sin ver a sus familias, cansados, varios enfermos, andrajosos. Eran héroes, pero nadie salió a recibirlos; nadie los vitoreó en esa entrada que debió de haber sido triunfal.
Para más, la unidad fue disuelta por el presidente Bernardino Rivadavia y sus efectivos distribuidos entre los diferentes cuerpos del ejército.

Pasaron muchos años, 54 para ser exactos. El 28 de mayo de 1880 llegaban a Buenos Aires los restos del General José Francisco de San Martín a bordo del vapor Villarino.

Los últimos 7 Granaderos a Caballo que aun vivían -viejos ya- por su propia cuenta y determinación se reunieron y vestidos con los restos de sus antiguos uniformes marcharon a caballo al puerto a recibir a su jefe.

Escoltaron el féretro hasta la Catedral y allí montaron guardia a la entrada del mausoleo durante toda la noche. Al amanecer se despidieron y se perdieron en la historia.
Pasaron otros 23 años y el 29 de mayo de 1903 el presidente Julio Argentino Roca firma el decreto que determinó la recreación del Regimiento de Granaderos a Caballo sobre la base del mejor Regimiento de Caballería de línea, usando como uniforme el histórico que diseñara el General San Martín.

Cuatro años más tarde, el presidente Figueroa Alcorta lo designa Escolta Presidencial. Desde entonces, cada mañana puede verse a un grupo de 7 granaderos marchar desde la Casa de Gobierno a la Catedral, donde dos de ellos quedan montando guardia a la entrada del mausoleo del Libertador. Cada dos horas regresan los otros cinco y se efectúa el cambio de guardia, hasta el final del día en que los 7 regresan a la Casa
Rosada.

Así cada día hábil, bajo el sol o la lluvia, los 7 granaderos custodian los restos de su jefe. Son justamente 7 en memoria de aquellos últimos 7 granaderos que en 1880 fueron los primeros en realizar, por iniciativa propia, esa custodia.

Compartilo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *