El héroe de Malvinas que resultó ser un represor durante la dictadura militar

DOMINGO, 2  de abril 2017.– La historia oficial trata como a un héroe al capitán de fragata Pedro Edgardo Giacchino, quien fue el primer caído en Malvinas el 2 de abril de 1982 y elevado a la categoría de héroe nacional. Lamentablemente  hace pocos años pudo conocerse el pasado represor durante la dictadura.

En las causas que se instruían por violación a los derechos humanos durante la dictadura militar, un ex subordinado suyo, Alfredo Molinari, declaró que el marino le ordenó matar en 1977 a un detenido encapuchado, esposado y de rodillas, acto al cual se negó. Entonces Giachino lo empezó a tratar de cobarde, diciéndole “‘basura’, usted no se merece ser un infante de marina, mándese a mudar de aquí”. También le dijo “‘bípedo, yo me voy a encargar de usted’, entre muchos insultos”. Este párrafo de la declaración testimonial de Molinari data del 24 de febrero de 2010.

Al día siguiente de negarse a ejecutar al detenido, lo excluyeron de sus funciones de patrullaje sobre el puente Zárate-Brazo Largo (en esa época todavía no estaba habilitado) y lo mandaron con un balde y un trapo a que limpie la pieza de interrogatorios. Al efectuar la limpieza, advirtió la presencia de orina y encontró un diente. Había un olor muy penetrante. Se escuchaban llantos y clamor de gente que se encontraba detenida en ese lugar, pero a la que no podía ver.”

Molinari también detalla en su declaración que Giachino se presentó otra noche en la guardia para que estuvieran atentos a la inminente llegada del almirante Emilio Massera. Señala que el genocida se reunió con quien en ese momento era teniente de corbeta, y que ambos “se dirigieron a la zona de detenidos y luego de treinta o cuarenta minutos” el almirante y su comitiva, que habían arribado en dos Ford Falcon, se retiraron.

Declara que a Massera lo vio en el área 400 en un par de oportunidades y que, tras permanecer casi dos meses en Zárate-Brazo Largo, retornó en tren con sus demás compañeros a la base de Punta Alta. En su testimonio ante el juez federal, Molinari –quien vive en Santiago del Estero– pide “perdón a todas las madres que perdieron a sus hijos y a todos aquellos familiares que lloran con dolor la ausencia de sus seres queridos”. Además sostiene que “se siente avergonzado de haber integrado las Fuerzas Armadas y, como personal subalterno, se siente avergonzado de sus superiores que lo dirigieron.

EXCOMBATIENTES CONSIDERAN QUE SI GIACHINO HUBIERA SOBREVIVIDO, HOY ESTARÍA PROCESADO POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD.

El Centro de Ex Combatientes de La Plata (CECIN) consideró que si el Capitán Giachino hubiese sobrevivido a la guerra del Atlántico Sur “hoy estaría procesado por delitos de lesa humanidad”. Así lo señaló el Secretario de Relaciones institucionales del CECIM, Ernesto Alonso.

Según manifestó el Alonso, “Giachino en 1976, fue jefe de Pelotón de Vigilancia y Seguridad de la Base Naval, centro clandestino de detención por el que han pasado  no menos de 500 secuestrados”.

“Giachino fue el primer caído el 2 de abril de 1982, pero eso no lo exculpa de haber participado en la represión,vinculado a grupos de tareas” dijo Ernesto Alonso. Recordó que uno de los sobrevivientes de la ESMA, Victor Basterra, ex detenido desaparecido y testigo clave en el juicio a las juntas militares “sostuvo que Giachino integró los grupos de tareas de la armada”.

Explicó que “en su legajo de conceptos, en las fojas de censo anual, Giachino pide año  tras año desde 1970 hacer cursos de contra la subversión y concurrí a la Escuela de las Américas y solicita ir en comisión a la ESMA para integrarse a un grupo de tareas”.  “Los militares argentinos intentaron reivindicarse con Malvinas y construyeron durante todos estos años falsos iconos como es el caso de Giachino y Carlos Busser, comandante de la Operación Rosario, que realiza la recuperación militar el 2 de abril de 1982. No son héroes, son represores”aseguró Alonso.

Carlos Busser fue secretario personal del Almirante Emilio Massera antes del último golpe de Estado. En 1976 fue Subsecretario Operativo de la Secretaría de Información Pública en el gobierno de facto del Teniente General Jorge Rafael Videla. Comandó en 1977 la Fuerza de Tareas 2 que actuó en la zona de Bahía Blanca en el marco del terrorismo de Estado.2.
Compartilo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *