La insólita guerra entre Alicia y Cristina Kirchner en Santa Cruz

MIÉRCOLES, 12 de julio de 2017.- La ex presidenta está furiosa con el ajuste de la gobernadora  Alicia Kirchner en Santa Cruz 

El invierno llegó con fuerza a Santa Cruz. El frío es tal que llegó a congelar la relación entre Cristina Fernández y Alicia Kirchner, su cuñada. La ex presidenta y la actual gobernadora de Santa Cruz atraviesan una etapa de poco diálogo y muchas diferencias sobre cómo manejar la provincia pingüina. El enojo radica en que CFK no está de acuerdo con la forma de gobernar de Alicia, porque la coloca a ella misma en una contradicción.

¿Cómo se sostiene un discurso contra el ajuste del presidente Macri si en la cuna del kirchnerismo están aplicando un ajuste mucho más brutal? En la primera etapa de negociación con los docentes, Alicia K llegó a ofrecer 3% de aumento, cuando la inflación del 2016 fue del 36% y este año superará el 20%. El conflicto lleva más de 80 días.

Los roces familiares llegaron a tal punto que hasta Rocío García, la esposa de Máximo Kirchner, quien es ministra de Salud provincial, habría intentado dar el portazo en por lo menos dos oportunidades. No la dejaron.

La tensa relación que viven CFK y su cuñada se notó también en la negociación de las candidaturas para senadores y diputados nacionales por Santa Cruz: no hay integrantes de La Cámpora en las listas. La agrupación de Máximo Kirchner decidió no acompañar a la tía del líder en esta elección. La crisis de Santa Cruz es tan grave que nadie quiere poner el pecho en la campaña.

Cristina no oculta su enojo con Alicia y tampoco tienen reparos en criticarla delante de los diferentes interlocutores con los que ha estado en contacto desde que se instaló en Buenos Aires para la campaña. La mala praxis de Alicia Kirchner cambia el tema de conversación. CFK quiere apuntar todos sus cañones contra Mauricio Macri y la crisis económica, pero el espejo de Santa Cruz le devuelve una imagen en la que no se quiere ver reflejada. Sin embargo, ella misma quedó envuelta en la contradicción. El día que trabajadores estatales se manifestaron frente a la residencia de la gobernadora en Santa Cruz, Cristina Kirchner también sufrió ese atrincheramiento. Luego, para contrarrestar el ataque, a través de un video mostró cómo esos manifestantes habían querido atentar contra ella y uno de sus nietos. Su natural capacidad actoral pudo cambiar el eje de la discusión y logró ponerse en el lugar de víctima. Aún así, quedar involucrada como parte de un gobierno que castiga a los trabajadores es algo que quiere evitar de aquí a las elecciones.

Fondos. Alicia Kirchner ya recibió un primer envío de dinero por parte del Gobierno. Fueron 400 millones de pesos de un total de 750 millones que le enviará el Banco Nación. A cambio deberá cumplir con metas fiscales y sacar algunas leyes. El Gobierno le exigió que sancione la ley de acceso a la información pública, que ya se aprobó, pero también le exigió derogar la ley de lemas, la cual la llevó al poder. y ratificar el acuerdo con el Ministerio de Modernización de Andrés Ibarra para renovar la organización del Estado.

El plan fiscal presentado por Alicia K consiste en lograr el equilibrio de las cuentas de Santa Cruz para el 2020, al igual que el resto de las provincias. En la actualidad la capital pingüina tiene un déficit previsto para el 2017 de 6.700 millones de pesos. Irremontable.

También podría completar la ayuda con adelantos de la coparticipación para poder afrontar sueldos estatales y jubilaciones.

Hija. Romina Mercado, la menor de las hijas de Alicia Kirchner, integra el equipo de la fiscalía de Estado de la provincia de Santa Cruz. Fue nombrada en el 2016, pero en abril de este año los referentes de la CTA Autónoma, del gremio docente ADOSAC, de ATE, y del sindicato de judiciales pidieron la renuncia de Mercado por encontrarse procesada por asociación ilícita, en la causa Los Sauces SA.

Hoy Mercado, cuentan fuentes de Santa Cruz a NOTICIAS, se volvió un sostén importante para su madre en los momentos de mayor crisis. Incluso le gusta ufanarse de la influencia que tiene en la gestión provincial. “Le encontró el gustito a la rosca, se suele encontrar con funcionarios y se muestra influyente”, afirman.

Romina manejaba la estrategia jurídica de la familia Kirchner junto con el abogado Carlos Beraldi. Es la sobrina preferida de CFK, a tal punto que la puso de directora en los hoteles y en las sociedades que administraban los bienes familiares. Acompañó a Florencia Kirchner en sus viajes por Europa e incluso puso su oficina personal en la inmobiliaria donde trabajaba Máximo Kirchner.

Quienes escucharon quejarse a Cristina afirman que si no fuera por Romina, la relación entre ella y Alicia estaría mucho peor.

Fuente: Pérfil

Compartilo en:

Deja un comentario en: “La insólita guerra entre Alicia y Cristina Kirchner en Santa Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *