Malvinas: habría tumbas con nombres falsos en Darwin

MARTES, 22 de agosto 2017.- Habría tumbas con nombres apócrifos en el cementerio argentino de Darwin, en Islas Malvinas. Esta conclusión surge de una larga investigación, en la que se compararon documentos que registran el armado de la necrópolis militar, en 1983, del coronel británico Geoffrey Cardozo; los listados de la Cruz Roja Internacional que se desprenden del mismo; y sus actualizaciones y las fotografías de todas las tumbas.

También, un informe de 609 hojas de la Comisión de Familiares de Caídos. Junto a traductores especializados, fue un trabajo de control tumba por tumba durante casi cuatro meses.

El más importante documento es el de Cardozo, de febrero de 1983, y la actualización de septiembre de ese mismo año. Redactado de manera que se pueda leer en tres partes, la primera detalla objetivos a cumplir, plan y logística de lo que se llevara a cabo para el armado del Cementerio. La segunda es un reporte diario del trabajo de campo, como se ubican los cuerpos, y sus reubicaciones.

En tanto, la tercera y última parte, contiene los listados con los restos encontrados en cada área, zona geográfica de las Islas, tumba, número de serie de ataúd. Adjunta mapas, detalla minuciosamente que restos fueron identificados y en base a qué elementos, si hay medalla de identificación, numero de cedula militar o alguna pertenencia que indique esa identificación.

El trabajo del Coronel Cardozo, enviado a las islas a tal efecto, fue minucioso y prolijo. No hay un solo detalle que se escape a su análisis. Así se transmitió al gobierno británico y la Cruz Roja Internacional, que lo informó a la Argentina. Aquellos que solo tenían número de cédula militar o documento fueron posteriormente identificados en Argentina, y colocados sus nombres en las placas o cruces.

Al inicio de esta investigación, Cardozo aseguró en diálogo con Adelanto 24 que salvo el ingreso de dos restos entre fines del 83 y principios del 84, cuyos número de ataúd son 61 y 221, los restos del Teniente Miguel Ángel Giménez en el 86 y del Primer Teniente Eduardo Casco, en 2009, que ya tenía tumba, no hubo ni exhumaciones, ni identificaciones en el cementerio.

El interrogante surge ante el cruce de información de todos los listados existentes, las fotografías de todas las tumbas que hoy tienen placa. Por este material consultamos a la Comisión de Familiares de Caídos, que preside María Fernanda Araujo, y a la Asociación de Veteranos de Guerra de Malvinas (AVEGUEMA), ambos vinculados a las Fuerzas Armadas. Respondieron que no existirían otros materiales para analizar. Esto se hizo para descartar que hubiese ingresos registrados fuera de nuestro alcance.

Hay dos tumbas con más de un cuerpo. En una de ellas, con detalle preciso, 1 NN más tres restos, sin elementos identificatorios, procedentes de un lugar determinado donde cayeron en combate. Hoy, y no sabemos desde cuándo, esa tumba tiene cuatro nombres de 3 soldados que murieron en otras locaciones y uno en la que señala el informe. Son de distintas fuerzas.

Claro está, no hay manera posible de explicar esto. Sus nombres se reservan a un eventual pedido de la Justicia, si lo hubiera, porque sus familias no lo sabrían.

Consultado al respecto por Adelanto 24, Cesar Trejo, ex presidente y referente de la Comisión de Familiares de Caídos, sus respuestas son esquivas, no sabe y dice que de haber ocurrido eso, deberá haber una investigación, que la culpa es de lo que hicieron los británicos en el 83 o lo que hace la Cruz Roja ahora, que nunca los participaron.

Cabe aclarar que esta comisión se negó sistemáticamente a las identificaciones y que Geoffrey Cardozo no se comunicó con ellos sino con la Fundación No me Olvides, que si bregaba por ellas. Aunque esta comisión es la responsable del cementerio y, de hecho, guardan en custodia las cruces del primero, modificado en 2004 por obra de Eduardo Eurnekian, en un galpón de Aeropuertos Argentina 2000 en Ezeiza.

Incluso, las han exhibido públicamente en algunas oportunidades. Sería sencillo poder comparar las tumbas identificadas con aquellas viejas cruces, pero eso es algo que escapa a esta periodista.

Adelanto 24 también se contactó por este tema con Sebastián Socodo, responsable argentino de cuidar el cementerio, que vive en Malvinas. Dijo que no tenía registros de lo que había dentro de Darwin, lo que de ser cierto, es peligroso, porque no podría controlar actos de vandalismo o cambios de placas.

AVEGUEMA, por su parte, reconoce estas irregularidades como “errores no forzados, cometidos desde el continente, que deberán enmendarse luego de que termine el proceso de las identificaciones”. Vale recordar que el proceso se inició hace poco más de una semana en Malvinas.

Hay otras tres tumbas, que aparecen como “vacías” en los listados e informes y que también están nominadas con placas, no habiendo podido acceder al registro de ingreso de esos restos desde el 83 hasta hoy. Y comparadas con la información oficial del Ministerio de Defensa de la República Argentina, también arrojan diferencias.

El resultado de esta investigación ha sido informado a la Sede Regional de la Cruz Roja Internacional, en la persona de Sandra Lefcovich, quien respondió haber derivado el tema al área correspondiente. También ha sido informado el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, sin haber podido tener constancia de que leyera el informe, no ha respondido la consulta telefónica. Se informó a Laurent Corbaz, que trabaja hoy en la Misión Humanitaria de identificación en Malvinas, por el Comité Internacional de la Cruz Roja. Julio Aro de la Fundación No Me Olvides, con quien hemos intercambiado información, y sostiene no conocer con que listados se está trabajando. Y por supuesto se informó a Geoffrey Cardozo.

El único que respondió con preocupación fue el CECIM, centro de ex combatientes de Malvinas, que había logrado por una presentación judicial pidiendo las identificaciones, que el Juzgado del Doctor Julián Ercolini, admitiera y dictara la orden para que el estado instrumente lo necesario para que se solicite la identificación de los NN de Darwin.

Tal vez todo deba ser secreto, pero podría haber familias que se pierdan la oportunidad de que sus seres queridos sean identificados, puesto que al no ser los nombres que están en esas tumbas, pueden estar mezclados con los 123 sin identificar y habría muestras que no se crucen con ningún resto.

Mucho se ha dicho de las tumbas de Darwin, se ha asustado a familiares para que no hagan las extracciones para cruzar ADN con restos, se les ha mentido diciendo que sus familiares están en fosas comunes en cualquier lugar. El informe de Geoffrey Cardozo da fe y rigurosidad de que esto es una mentira, de aquellos que no quieren las identificaciones, y estas tumbas con placas y nombres que no corresponden, pueden ser una explicación a esos hechos.

La identificación de los muertos en combate es un derecho amparado en el derecho internacional humanitario. Mientas en la Argentina se pelea por la denominación de los no identificados, hay que recurrir al derecho internacional, y comprobar que NN, NK en Ingles, o desaparecido en acción o en combate, son las denominaciones que deben usarse.

No somos optimistas en que haya otros acuerdos, el momento de pedir explicaciones a quien corresponda es ahora.

Compartilo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *