Acusan a funcionarios de Bertone de no brindar respuestas a reclamos

MARTES, 7 de marzo 2017.-Vecinos del barrio 10 de Noviembre de la Margen Sur acusaron al IPV y al Gobierno de Bertone de no brindarles respuestas  ante el pedido de apertura de la calle para que puedan pasar los camiones con agua y con garrafas de gas, como también servicios de emergencia.

Susana González, referente del barrio 10 de Noviembre, explicó que “le estuvimos pidiendo ayuda a la gente de Gobierno darnos una solución por la calle para que pueda pasar el camión del agua y el camión del gas porque este es un lugar nuevo donde el IPV está reubicando familias por casos sociales”.

Agregó que “en los planos de mensura está especificado que estos predios son para casos sociales; de hecho ya tenemos doce casos sociales reubicados en este lugar, pero no tenemos solución en la apertura de calles lo cual era una promesa del Gobierno y del IPV y todavía estamos en la dulce espera de que abran las calles y puedan pasar los camiones y asimismo la electricidad”.

Estos vecinos recurrieron al Municipio de Río Grande para que mejore el acceso. “El Municipio nos está dando una mano muy grande en este momento, pero estábamos esperando esta acción por parte de las autoridades que corresponden que es el IPV y el Gobierno; no es a quién pegamos, sino que necesitamos una solución para los vecinos que lamentablemente estamos sufriendo abandono de personas y acá son doce familias con niños y no ingresa el camión del agua, no entra el camión del gas y lo peor es que si existe alguna emergencia como algún incendio, tampoco podrá ingresar el camión de los bomberos”.

La vecina aseguró que presentó las notas pertinentes para la apertura de calles y otras mejoras a la entonces vicepresidente del IPV, Laura Montes (quien hace poco renunció al cargo), “y todavía seguimos esperando la respuesta; la semana pasada estuve yendo al IPV para ver qué pasaba porque todavía no hay nada concreto; estamos en veremos con lo que es la mensura, si se va a hacer una calle o no; pero es indudable y evidente que se necesita una calle”.

La referente describió que “los vecinos están viviendo precariamente del todo ya porque no tienen la posibilidad de tener el agua o el gas como lo tienen todos; hablamos con el coordinador del Gobierno, Mauro Coronel, quien ya estuvo por acá, él conoce a la gente, incluso hemos llegado a tener un desacuerdo con él, pero lo claro es que no tengo ninguna respuesta de parte de ellos”.

Por último, la vecina agradeció al Municipio de Río Grande “porque para nosotros sería muy costoso y los vecinos no están en condiciones de poner dinero de nuestro bolsillo para poder hacer las calles porque laboralmente estamos todos complicados”, concluyó.

Por su parte, Ciro, uno de los vecinos del barrio coincidió con lo expresado por la referente y manifestó que “necesitamos la calle para que pasen el aguatero y el garrafero; el tema del agua es fundamental para vivir; si nos falta la luz, nos arreglamos pero si nos falta el agua, es una situación muy complicada”.

Agradeció al Municipio de Río Grande “porque hasta ahora no se concretó el compromiso del IPV de que se iban a abrir las calles y que se iban a reubicar a los vecinos porque hay terrenos baldíos. Al menos el Municipio vino y está tirando el relleno y por eso estamos muy contentos y agradecidos con ellos”.

Explicaron que el barrio tiene un solo acceso y es el que el municipio arregló en la víspera. “Además, si hay algún incendio o alguna emergencia, cómo pueden entrar los vehículos de rescate, máxime que las condiciones se complican cuando llueve”, dijo el vecino.

En tanto Andrea, otra de las vecinas, dijo que “el IPV en teoría se hizo cargo, pero no volvió y es la única entrada que tenemos y en el fondo no hay salida por lo que también este acceso es egreso; no puede entrar el aguatero ni tampoco el garrafero y en mi caso no tengo la fuerza suficiente para salir con una garrafa por lo que tengo que esperar a mi marido pero tampoco se puede porque no hay calle y el garrafero tiene un horario”.

“La mayoría de las familias tienen muchos chicos y la verdad es que no podemos vivir así”.

Compartilo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *